¿QUÉ ES LA PRESOTERAPIA?


La presoterapia es una técnica que se basa en la aplicación de presiones de aire que se realizan inflando diferentes celdas en unas “botas neumáticas" que recubren las piernas y el abdomen, de esta forma, se aplica una presión secuencial sobre el cuerpo en dirección centrípeta, es decir, hacia el centro, movimiento necesario para la realización del drenaje linfático.

Con esta presión ejercida hacia el centro, se realiza un masaje neumático que empuja al líquido linfático desde la región distal del miembro tratado hacia la ingle, donde se encuentran los vasos linfáticos, conductos por los cuales el cuerpo elimina el exceso de líquidos y de retenciones no deseadas, que conforman el llamado sistema circulatorio de retorno. Al mismo tiempo, al devolver los líquidos y excedentes linfáticos al sistema circulatorio de retorno, el drenaje realizado mediante la técnica de presoterapia logra drenar el sistema venoso interno, evitando la aparición de várices y de otros trastornos relacionados.


¿A quién va destinada la presoterapia?

- A quienes necesitan solucionar un problema médico: se recurrirá a la presoterapia para resolver trastornos del sistema circulatorio, mejorar várices o edemas, o tratar problemas de vascularización o irrigación que surgen en un postoperatorio, por ejemplo, la presoterapia se suele aplicar en piernas, glúteos o abdomen

- A quienes desean obtener una mejora estética: entre estos casos, el más común es el tratamiento de la celulitis y de la obesidad, ya que la presoterapia ayuda a eliminar la celulitis acumulada y a prevenir futuras acumulaciones adiposas que generen más celulitis, al mismo tiempo que modela el cuerpo, reduciendo centímetros.

Es por ello que se recomienda la presoterapia a personas que sufran de alteraciones en la circulación de retorno (venosa y linfática), que padezcan de linfoedemas, edemas postraumáticos o de insuficiencia venosa, y que padezcan de várices. Al mismo tiempo, la presoterapia es un buen tratamiento para aquellas personas que deseen adelgazar, y acompañar una dieta con un tratamiento modelador que ayude a potenciar el descenso y a modelar y tonificar el cuerpo.

Es muy beneficioso el uso de la presoterapia en quienes se realizan una liposucción, aplicando sesiones de presoterapia antes y después de la cirugía, lo cual contribuye a que el tejido quede más firme.

Al tener un efecto tonificante, la presoterapia se está comenzando a utilizar como complemento para deportistas. Al contrario del ejercicio físico y otras formas de tonificación, al finalizar una sesión de presoterapia se sienten las piernas más livianas y descansadas, a causa de las mejoras circulatorias, que son la base del tratamiento.

Por último y no por ello menos importante, hay que destacar que la presoterapia es uno de los pocos tratamientos estéticos que no están contraindicados para embarazadas. Siempre con la supervisión y recomendación del obstetra o ginecólogo, una mujer embarazada puede recurrir sin problemas a la presoterapia, para evitar la formación de celulitis o para reducir edemas o pesadez en las piernas.